martes, 4 de febrero de 2014

Me la pagarás...

El otro día cabreé a "alguienes" y esos "alguienes" han amenazado con "vengarse"; uhh uhh miedito!!!

La verdad es que es una idiotez, pero es gracioso como por una idiotez, (y además, tenía yo razón) ha desencadenado una "revenge" en toda regla

Os he dicho en alguna ocasión que desde que trasladaron mi centro de trabajo a un lugar inóspito, tengo que llevarme el tupper de casa (a no ser que quiera dejarme el bolsillo y la salud con la fritanga de los bares de por allí).

La Empresa, muy detallosa, ha habilitado varias salas para comer. Aunque eso de "salas" puede ser un poco exagerado, más bien, son habitaciones con 5 mesas con ocho sillas cada una, tres microondas, una máquina de café, otra de refrescos y una de "vending".

El desayunar o comer, si es hora punta, se puede convertir en una odisea, máxime cuando últimamente (no sé porqué motivo), viene gente de otras plantas a almorzar al comedor de la nuestra.

El ritual del almuerzo es el siguiente: 

Llegas, y pides vez para el microondas, haces una visual por si hay algún sitio libre, y si lo hay plantas tu bolso de la comida en el sitio mientras llega tu turno para el micro. Si no hay sitio pues estas ojo avizor por si en el intervalo de tiempo que pasa hasta que te toque calentar y que la comida se caliente se queda algún sitio libre.

La cosa es que el otro día llegamos dos compis y yo a las dos del mediodía al "comedor". 
Todo estaba de bote en bote, excepto una mesa en la que había sentadas cuatro personas, de las cuales sólo una estaba comiendo (las demás la miraban).

Como había cuatro sitios libres y éramos tres, mi compi L. se dirige a la mesa, y una de las que estaba sentadas(viendo que eramos tres las que íbamos a poner el huevo en la mesa), pone el bolso en uno de los sitios libres y además dice:

- Libres sólo hay dos sitios.

Mi compañera L. se vuelve hacia nosotras, empieza a despotricar, a gesticular, pero no les dice nada. Aunque nos calentaba para que liásemos allí una batalla campal.
Por cierto, me mata eso, me mata que la gente no tenga el valor de decir lo que piensa pero caliente a los demás para que lo hagan por ella.



Esperamos un rato y al fin nos toca el turno del micro; terminamos de calentar y seguía sin haber ningún sitio libre excepto la mesa fantasma.


Me acerco a la mesa y de nuevo  dice una de las chicas que había sentada

- Sólo hay dos sitios libres.

Y ahí ya no me pude callar:

- No, hay cuatro sitios libres; los mismos que había cuando hemos llegado,  hemos terminado de calentar y siguen sin ocuparse, así que como comprenderéis no vamos a comer de pie habiendo sitios sin ocupar.

No contestaron.

Y nos sentamos a comer.

Mientras estabamos comiendo estuvieron cuchicheando, lo único que llegué a entender fue...

- ... ya se lo haremos nosotras a ellas!!.


En fin, que es alucinante como la gente se cabrea por algo que es lógico y que saben que no llevan razón, aunque si se cabrearon... ese problema tienen... cabrearse y descabrearse.

Yo, mientras, estaré temblando pensando en su venganza!!! jeje.




13 comentarios:

  1. Joer, que poca consideración que se gastan... y más cuando hay poco tiempo para comer.
    A mi me parece perfecto lo que hicísteis, aunque creo que os estarán pitandol os oídos una buena temporada...

    ResponderEliminar
  2. Ole tú! Si señora, pero qué cojones se creerán esas estúpidas? lo primero, si no vas a comer te piras que marujear lo puedes hacer de pie o sentada en el suelo, y lo segundo que pasa, es que la mesa es suya???? vale que guardes el sitio pero si la gente llega a las mil que se aguanten, hiciste de maravilla plantándote allí con tus compis, brava!! palmas!!
    Eso si...tiembla con su venganza, lo mismo se calientan la comida dos veces pa hacerte esperar, o peor incluso..se acaban el café de la maquina..uuuuuu miedito....jajajaja
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Tu lo has dicho, el que se cabrea tiene dos tareas, cabrearse y descabrearse.
    Menuda tontada, el que llega primero se sienta y come, que pretendían las tontas, que comierais de pie y ellas mirando ? amos amossss !

    ResponderEliminar
  4. jajajajajaja, me paaaaaaarto!!!!
    No creo que puedas dormir esta nocheeeee... cuidaditoooo cuidaditoooo =)

    ResponderEliminar
  5. Yo vengo de otra experiencia, joooo. Me das infinita envidia. En mi curro tenemos una mesa grande (la de la sala de reuniones) donde hay un único microondas. La mesa está pensada para 8 personas, hemos llegado a comer 20 a la vez (menos mal que sillas sí sobran).

    Pero a estas tiparracas le está bien empleado!!!! Que cuenten sus secretitos en otra parte...

    ResponderEliminar
  6. Uyyyyy. Se masca la tragedia. Jajaja. Ya nos contarás. Besotes!!!

    ResponderEliminar
  7. Demostraron que no tenían ninguna educación, además de una cara dura como la piedra.
    Tú hiciste lo que tenías qué hacer, :)
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. jajajaj cosas de comer en el trabajo... yo idem tupper... eso sí, no teníamos microondas, hasta que la jefa tuvo una niña que se traía al despacho y debía calentarle el puré, entonces puso uno, (hasta entonces comida fría). Tampoco hay comedor es una sala común... y si no coincide el "gusto" por la comida de los otros aguantarse tocan... eso sí, el abrigo te lo llevas con el "aroma" de los guisos de otra casa... (a veces un asco, lo juro).
    A mí lo de comer con gente del trabajo, obligadamente, sobre todo según que días me cuesta un mundo.. (o una úlcera a veces) en fin... paciencia
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Como dice ohma, tú hiciste lo que tenías que hacer; cuando ellas hagan lo mismo, haz también lo que tienes que hacer.
    Besos.

    ResponderEliminar
  10. En este país no estamos acostumbrados a compartir este tipo de cosas. Parece que los que van juntos tienen que sentarse juntos y además la mesa que elijan es suya, aunque sobren sitios, como fue tu caso... En Alemania, por ejemplo, hay locales, tipo mesón de aquí, que las mesas son de 6-8-10 personas y la gente se sienta junta aunque no sean del mismo grupo... Y no necesariamente hay que entablar conversación con los desconocidos, se trata sólo de compartir mesa... Aquí no estamos aún por esa labor....
    Como la venganza esté a la altura de ese "ya se lo haremos nosotras a ellas", nos vamos a reir una jartá cuando lo cuentes ;-)

    Besos, Mo

    ResponderEliminar
  11. Y llegó alguien a sentarse mientras estabais comiendo? A esos sitios supuestamente ocupados, me refiero... jaja. Madre de dios.. la gente es imbécil, directamente. :D

    ResponderEliminar
  12. Comer en tu oficina saca lo peor de cada uno... lo de pedir la vez, cuando esta la "señora mayor" es un caos, va a su bola y siempre a su favor...

    ResponderEliminar
  13. Edad mental de las vengadoras: 15 años y bajando...
    me gusta como escribes me lo he imaginado todo a la perfeccion!

    ResponderEliminar