miércoles, 22 de diciembre de 2010

Vergonzoso


Antes que nada, deciros.. que no, no me ha tocado la loteria. Y el título de la entrada no es porque piense que el Sorteo esté amañado, eh!!!, es porque hoy he pasado vergüenza ajena en el curro.

Un compañero decía hace unos meses que trabajamos en una empresa que es un híbrido entre un Banco y un Circo; y hoy ha sido circo al completo.
En nuestra empresa, y concretamente en nuestro departamento, trabajamos con otras empresas o profesionales autónomos. Parte de esas empresas con las que trabajamos nos las imponen, y otra parte, nuestra empresa nos da varias para elegir y nosotros elegimos.

No elegimos por simpatía, ni por nada, sino por eficiencia; la mayoría del mes estamos a contrarreloj y se trabaja con quien nos facilite más el trabajo, punto y pelota.
Bueno, hay excepciones, que mi compi  R. trabaja con  uno porque es un "guaperas", suerte que tiene, porque mi "elenco" para elegir se compone de dos, y uno creo que es abuelete y otro creo que es gay (con todos mis respetos a los gays y a los abueletes, eh!).

La cosa es que las Empresas con las que trabajamos todos siempre nos mandan algún detallito en Navidad, son cosas insignificantes, pero que a nosotros, nos hacen ilusión, porque es como si "alguien" se acordase de los curritos de turno, ya que la Empresa no se acuerda de que está ganando muchos miles de millones de euros gracias a que hacemos el mismo trabajo que otros y por menos de la mitad del sueldo.

Para los jefecillos los regalos siempre han sido "mejores", no sabiamos lo que eran... pero venían en su caja gigante "personalizada", no se fuesen a confundir con la botella de vino que nos regalaban a los curritos. 

Al jefe supremo... los regalos eran cajas y cajas varias... y aunque supongo que era más importante "lo que no veíamos".
La cosa es que hoy, llaman desde el control de seguridad a mi compañera F., diciendole que había un "paquete" para ella.

El paquete provenía de un profesional autónomo con el que ella tiene potestad para trabajar o no.

F. sube con una cajita de terciopelo verde (un poco mas grande que una caja de zapatos), y oye... si hubiese traído a Kennedy descuartizado en la caja... no se hubiese armado tanto revuelo por parte del jefe supremo y de los jefecillos.

- ¿Cómo te envían ésto? ¿No sabes que no podemos aceptar regalos? Devuelveló ahora mismo.

La chavala unicamente lograba balbucear que ella no sabía que le iban a enviar nada.


Después de estar una hora en el Despacho del jefazo, F. (la destinataria del regalo), E. (su jefecilla directa) y la caja, han salido del despacho, F, E, (con caras de haber visto descuartizado a Kennedy) y con la caja sin abrir.

Se han dirigido a la mesa de la jefecilla y la propia jefecilla ha abierto la caja (sin dejar que lo hiciese la destinataria del regalo), ha sacado lo que había dentro como si fuese de los Tedax (por dios!! y eso que la empresa tiene un escanner por el que pasan todos los paquetes): una caja de bombones y una botella de cava. Cuando se ha dado cuenta de que el regalo no era peligroso ( ni un diamante ni las llaves de un BMW)ha abierto la caja de  bombones y le ha dicho a la dueña del regalo:

- Repártelo con tus compañeros.

Yo estaba esperando a que la jefecilla fuese a la máquina esa expendedora de agua, cogiera 80 vasos y se pusiese a repartir milimetricamente la botella de cava entre todos.

y tras poner la botella de cava sobre su mesa, le ha dicho a F.

- La caja te la puedes quedar



He pasado vergüenza ajena, mucha vergüenza ajena. 

Y lo más fuerte, es que hoy cada uno hemos llegado a casa con una botella de aceite y otra de cava, regaladas por dos de las empresas con las que mi empresa nos obliga a trabajar (que por cierto son muy eficientes), pero si no se aceptan regalos, no se aceptan de nadie.

Y los jefecillos... recibirán su "regalito" en sus casas... porque... quienes trabajamos día a día con esas empresas somos nosotros y todo se sabe....


He estado pensando.. y creo que si todo eso me hubiese pasado a mí... les hubiese dicho que se metiesen los bombones y el cava... por donde les cupiese.

16 comentarios:

  1. Jolines!! Menudo papelón para tu compañera.....Yo trabjo en la pública, así que imagínate si alguien nos hace un regalo lo que puede parecer, jejeje. Hay veces que hasta nos intentar dar 5 euros para "café", por supuesto no lo aceptamos, pero de vez en cuando nos caen unas cajas de bombones y a esas sí que damos buena cuenta. Menudas seríamos si nos dejasemos sobornar por una caja de chocolates, jajaja

    ResponderEliminar
  2. Pues tu compañera me parece un poco pava, porque yo a la jefa le hubiera dicho que no, que no pensaba repartirlo porque era un regalo para ella. Sin enfadarme, más bien riéndome, como diciendo ¿estás de guasa?

    ResponderEliminar
  3. Sinceramente, yo también hubiese sentido vergüenza ajena... hay cada personaje por ahí...

    ¡Felices Fiestas Mo!

    ResponderEliminar
  4. Joooer! Un circo no sé si es pero una vergüenza... son mucho peores que los míos y eso que yo este año me he quedado sin cesta de navidad "por estar de baja" por el embarazo, pero para tener que ir "estando de baja" a solucionar un marrón... para eso puedo ir.

    El año que viene yo les mandaba al superjefe y a la jefecilla un paquete con harina y que pensarán que es ANTRAX, al menos os ibais a reír.

    ResponderEliminar
  5. Menudos jefes y jefecillos que se creen algo y bueno aunque lo sean existe la modestia.

    En fin hay gente para todo.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  6. Madre mía con la jefecilla, ¿será que no le ha llegado a ella ningún regalo?

    Besos

    ResponderEliminar
  7. Realmente vergonzoso... Hay veces que los jefes se olvidan de que son personas, se sienten bien simplemente dejando bien clarito que allí ellos mandan y hay que reverenciarlos... Si yo te contara mi vida con mi jefe... Sólo te diré una cosa: ARRRGGGHHH! Ánimo, y muchos besitos navideños.

    ResponderEliminar
  8. Lo que puede ( y debe) hacer tu compañera es enviar una carta de agradecimiento a quien le ha enviado el regalo, explicando con todo lujo de detalles lo sucedido, eso si , muy elegantemente. Y pidiendole que se abstenga de volver a enviar regalo alguno para evitar problemas y sobre todo paa evitar situaciones tan absurdas. Y por supuesto yo nunca hubiera cogido la caja de bombones, pero entre otras cosas es que yo jamás hubiera dejado que nadie abriera, husmeara o tuviera poder de ningún tipo sobre algo que va a mi nombre. Y dudar de la honorabilidad de quien envía el regalo es como mínimo muy poco elegante y merece saberlo. La mejor ostia es la que lleva acuse de recibo.

    ResponderEliminar
  9. No veas que espectáculo. La postura más digna y coherente creo que hubiera sido la que tu mencionas, Mo. Aunque si te digo la verdad, creo que eso lo hubiera pensado a toro pasado. Es más que probable que en el surrealismo del momento, me hubiera quedado tan perplejo que no hubiera sabido hacerme con el control de la situación. No me he visto en ninguna situación parecida, pero sí en esas típicas tesituras en las que luego uno piensa: "Tendría que haberle dicho.." "Debería haber hecho..."

    Besakos mil, guapa.

    ResponderEliminar
  10. ¡¡Bueno, bueno, bueeenooo que vergüenza ajena colega!!
    Lo que me flipa son los dobles, triples y hasta cuádruples raseros que tiene mucha gente ¡tú no pero si yo lo hago no pasa nada!

    ResponderEliminar
  11. Ala,,, que fuerte!! Me he quedado de piedra al leer esto, ejejjejejejejejejejee. Jolin, lio, no?? Que yo tamibén me he imaginado a los Tedax abriendo la caja....

    Yo creo que no me hubiera podido callar..... en fin!!!!

    Besicos

    ResponderEliminar
  12. ¡¡¡¡Que fuerte!!!! yo creo que todo era envidia cochina porque a la jefecilla le mandan los regalos en una bolsa de basura que es lo que se merece, menuda tipa, yo creo que hubiera montado un pollo del tamaño de un avestruz...¡que bordes!!

    ResponderEliminar
  13. Ver para creer!! Qué mal rato le hicieron pasar a tu compi por una chorrada!!

    Feliz año guapa!!
    Besos mil!

    ResponderEliminar
  14. Otro del Sur.enero 01, 2011

    Así lo que consiguen son malos rollos y que el empleado no mire por la empresa, sino por uno mismo... y porque hay crisis, pero sino, más de uno hubiera dado el salto a donde más lo valoren. Porque detalles como este, dicen mucho de una empresa. Y todavía no se han dado cuenta que los trabajadores son el mayor bien preciado en una empresa, en definitiva, si tratas bien al currante, este trabajará bien y el jefe ganará más.

    ResponderEliminar
  15. Vaya desfachatez, los jefes tienen una cara que se la pisan. Nosotros a trabajar y ellos a llevarse los jamones del cliente. Pobre compañera tuya, soy yo y le meto la botella de cava por

    ResponderEliminar